El Rito de Memphis-Misraim

La Orden Masónica está dividida en diferentes Ritos, los cuales, bien que diversos, están sin embargo todos basados sobre los tres grados de la Masonería Simbólica.

En Francia, los Ritos actualmente practicados son : el Rito Francés (Gran Oriente ), el Rito Escocés (Gran Logia y Supremo Consejo), el Rito Inglés (Gran Logia Nacional ), el Rito Escocés rectificado (Logias de Maestros Escoceses de San Andrés , en la Gran Logia Nacional ) y en fin el Rito de Memphis-Misraïm (Soberano Santuario ).

Mencionemos todavía, bien que estando por fuera de la Masonería de tradición porque él inicia a las mujeres al mismo título que los hombres, el Rito mixto, practicado por el Derecho Humano y por la Gran Logia Mixta, escisión del Derecho Humano.

Nuestro objetivo no es el de examinar la organización de estos Ritos, sino de reunir en algunas páginas las notas y fechas históricas concernientes al Rito de Memphis-Misraïm, nosotros diremos simplemente que cada uno de estos Ritos tiene su autoridad reguladora y su jerarquía. La autoridad reconocida por cada Rito, es la única que tiene el derecho de constituir Masones, de promulgar los decretos en ese Rito, y de conferir los grados de su jerarquía.

El Rito Antiguo y Primitivo de Memphis-Misraïm, respetando por encima de todo los principios tradicionales de la Franc-Masonería que él ha mantenido y quiere mantener intactos, viene a declarar que él respeta la independencia de los otros Ritos, y como él no se inmiscuye en nada en los actos emanando de su autoridad, él entiende que los otros Ritos actúan a su respecto de la misma manera.

El Rito de Memphis-Misraïm es el heredero de las tradiciones masónicas del siglo XVIII, del que él ha guardado los sabios principios, la fuerza moral y la disciplina. Él tiene su origen de la Masonería Oculta de los Filaletas de Paris, de los Hermanos Arquitectos Africanos de Bordeaux, de la Academia de los Verdaderos Masones de Montpellier, del Rito de Pernety d’Avignon, y sobre todo del Rito Primitivo de los Filadelfos de Narbonne.

Es a este Rito Primitivo de los Filadelfos, establecido hacia 1779 en Narbonne por el Marqués de Chefdebien, que el Rito Antiguo y Primitivo de Memphis-Misraïm hace remontar el origen de sus principios y la forma de su organización. El régimen estaba dividido en tres clases de masones que recibían diez grados de instrucción. Estas clases o grados no eran la designación de tales o tales grades, sino de las denominaciones de colecciones pudiendo ser extendidas en un número infinito de grados. La tercera clase formada de cuatro capítulos de Rose- Croix se ocupaba de la Masonería desde el punto de vista esotérico y estudiaba particularmente las ciencias ocultas.

El Rito Primitivo de Narbonne fue agregado al Gran Oriente en 1806. Pero, en abril 1815, hubo, en Montauban, una especie de renacimiento del Rito.

El Rito Primitivo de Narbonne había, en 1798, sido importado a Egipto por los oficiales del ejército de Bonaparte, que habían instalado una Logia en El Cairo. Es en esta Logia que fue iniciado Samuel Honis, el cual , llegado a Francia en 1814, restableció en Montauban, en 1815, una Gran Logia bajo el nombre “Los Discípulos de Memphis”, con la asistencia de Gabriel Marconis de Négre, del Barón Dumas, del Marqués de la Roque, de J. Petite Hippolyte Labrunie, antiguos hermanos del Rito . El Gran Maestro fue el Hermano Marconis de Négre.

Como consecuencia de intrigas, esta Gran Logia fue puesta en sueño el 7 marzo 1816. Los trabajos fueron retomados en 1826 por una parte de sus miembros, pero bajo la obediencia del Gran Oriente de Francia.

Algunos años más tarde , muchos hermanos , entre los cuales Étienne Marconis de Négre, hijo del Gran Maestro de los Discípulos de Memphis y alto grado del Rito de Misraïm, tuvieron la idea de reunir los grados de los diversos Ritos practicados hasta entonces y de consolidarlos sobre los principios adoptados en Montauban.

Ellos examinaron los grados de los diversos Ritos, los revisaron y los encuadraron de un cierto número de grados semejantes explicando los dogmas religiosos de los antiguos Hierofantes y de las Iniciaciones antiguas, luego ellos dieron a esta organización el título de Rito Antiguo y Primitivo de Memphis. Los grados de iniciación fueron divididos en tres series y siete clases, que son bien menos agrupaciones de grados que de las Escuelas, donde, como en el Rito Primitivo de Narbonne, son enseñadas las ciencias masónicas.

La primera serie enseña la parte moral, reposando sobre el conocimiento de sí mismo. Ella ofrece la explicación de los símbolos, de los emblemas y de las alegorías; ella dispone a los iniciados al estudio de la filosofía masónica.

La segunda serie comprende el estudio de la historia y de los Ritos masónicos más universalmente esparcidos, así como de los mitos poéticos de la antigüedad y de las Iniciaciones antiguas.

La tercera serie encierra el complemento de la parte histórica de la filosofía, ella estudia los mitos religiosos en las diferentes edades, lo mismo que todas las ramas de la ciencia denominada Oculta o secreta; en fin, en relación a la Masonería, ella hace conocer la parte mística y trascendente, compuesta de esoterismo y de grandes misterios, y admite los estudios ocultos más avanzados.

No solamente cada una de estas tres series esta formada además por divisiones en las cuales son conferidos todos los grados masónicas modernos, pero todavía, todo conduciendo progresivamente a través de los antiguos misterios donde se revela la razón de la existencia de estos grados, la última serie revela el esoterismo de la Masonería, la Gnosis, esta ciencia que se ha perpetuado de siglo en siglo hasta nosotros e ilumina hoy nuestra institución.

Tal es el origen y la constitución del Rito Antiguo y Primitivo de Memphis, al cual se ha venido a añadir, a continuación, el Rito de Misraïm.

Después de esto que viene de ser dicho , se comprenderá fácilmente que el Rito de Memphis-Misraïm no puede convenir más que a un número muy restringido de individuos, ellos se reclutan principalmente entre los estudiantes del Ocultismo y del Hermetismo, los cuales, por el hecho de sus estudios, son más aptos que los otros para comprender los secretos masónicos reales, así como entre los Masones estudiosos que no se contentan con saber hacer ciertos signos o de aprender la pronunciación de ciertas palabras de la que ellos ignoran el sentido, sino que están deseosos de remontar hasta la fuente real de nuestras instituciones y de estudiar la parte Oculta y trascendente de la Masonería .”

Fuente: Extracto de “Notas Históricas sobre el Rito Antiguo y Primitivo de Memphis-Misraïm” por Jean Bricaud (1933), reeditado por Constant Chevillon (1938).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *