En logia, la regla de 24”, nos sirve para saber medir nuestro tiempo como hombres libres y de buenas costumbres, de nuestro trabajo, de nuestras palabras, de nuestros impulsos, de nuestros deseos y de nuestras pasiones, en el enorme trabajo de pulir nuestra piedra bruta, Es decir, a medir la prudencia y los alcances de sus actos, y eso se logra con sabiduría y madurez. Además, nos acerca a la práctica de la sensatez, y a evaluar las situaciones y los alcances de las opciones se dice que en las 24” se asemejan las 24 horas que tiene un día terrestre, las cuales, se nos han dicho que tenemos que dividir en el numero 3 tres, para ser exactos, que 8 horas, deberían de ser para realizar nuestro trabajo o nuestras labores de las cuales obtenemos el sustento, así también, que también debemos dedicarle 8 horas a ayudar a los demás, así como a dedicarle tiempo al G.•.A.•.D.•.U.•. y que las últimas 8 horas, son para el descanso, del cuerpo físico. Me pregunto realmente dedicamos las 8 horas al trabajo, las 8 horas a desempeñar labor altruista y al G.•.A.•.D.•.U.•. así como 8 horas de descanso al cuerpo físico.

Desde mi punto de vista humildemente he tratado de realizar lo que se ha venido leyendo y desarrollando dentro del taller, y lo que he buscado en diferentes lecturas, dándome cuenta que en lo particular, no he podido hacer que me alcance el tiempo que tiene el día para realizar en los tres tiempos de 8 horas cada uno que tantos veces he leído y escuchado, ya que en estos tiempos, el ser humano esta desplazado por alcanzar su bienestar y el de su familia de la manera que sea, olvidándose incluso de el mismo, es así que, trato de desempeñar en el transcurso del día todo dentro de lo posible de mi tiempo, realizar en mi camino, buenas obras con los seres humanos, pensar y recordar las grandes maravillas que nos ha regalado el G.•.A.•.D.•.U.•., y dentro de lo posible, realizar el descanso que mi cuerpo merece, dando en lo posible el realizar lo que nos manda dentro de la masonería la regla de 24”, en el método constructivo Masónico, nos ofrece la oportunidad de convertirnos en seres humanos más controlados. Que eso no es algo fácil.